Pilar Cifuentes Jiménez y Fernando Hernández Cifuentes

Alguien dijo una vez que las buenas personas nunca se van para siempre, pues permanecen eternamente en el corazón de los que tanto las quisimos.

Ahora solo nos quedan sus recuerdos, los buenos momentos vividos con ellos. Seguiremos llorando por vosotros, lagrimas confundidas entre amor y pena por no estar entre nosotros.

Confío que donde estéis, en compañía de nuestro padre, estéis bien y mientras respiremos os seguiremos recordando. La tristeza nos atrapa sin poder escapar de ella, día tras día, ella está ahí para hacerte pedazos sin importarle nada más, pero debemos seguir viviendo aunque ahora sea un miembro más de la familia.

Nos dejáis un hueco muy grande, que todos juntos intentaremos rellenar con recuerdos vividos con vosotros, pero continuáis en el silencio de nuestros suspiros, en las sonrisas de nuestros recuerdos, seguro que seguiréis cerca para cuando vayamos a caer y acariciarnos antes de que comience a doler.

Solo muere el que es olvidado, por eso sabemos que nos acompañáis en nuestro viaje, pero vosotros os habéis adelantado un poco...Una manera de adelantarnos muy injusta, no merecíais algo así…Pero el destino tiene estas confusiones, dichoso destino que no entiende de momentos ni de lugares, tampoco se conforma con uno que os ha llevado a los dos.

Todavía quedaban muchas cosas por hacer, pero os habéis marchado y nos hemos quedado sin palabras, tendríamos que inventar nuevas palabras para describir esta situación que nos desgarra por dentro.

Seguiremos, una piedra más en el camino, pero seguiremos por vosotros y por los nuestros…Porque Dios da sus peores batallas, a sus mejores guerreros.

DESCANSAR EN PAZ, PILAR CIFUENTES JIMÉNEZ Y FERNANDO HERNÁNDEZ CIFUENTES.

Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados