Mi Padre, Antonio José García Sánchez

Mi padre, Antonio José García Sánchez, víctima del Covid-19, con 71 años recién cumplidos, nos dejó el 25 de marzo de forma inesperada.

Tenía una demencia, sí. Pero no tenía ninguna otra patología que pudiera adelantarnos este cruel final.

De madrugada nos dejó, con la imposibilidad de despedirlo. A día de hoy, intento ser consciente de la situación pero me es imposible llorar, estoy bloqueada.

Me calma el saber que siempre estuve en sus momentos más difíciles, cuidándolo como nadie mejor lo haría, transmitiéndole cariño, emociones, llevándole a sus nietos para que reaccionara como lo hacía y que ellos vieran lo valioso que es cuidar a nuestros mayores con amor y apego.

Me gratifica las sonrisas y gestos que me hacía cuando me escuchaba, cuando lo ponía a caminar, cuando escuchaba la Diana de su amado pueblo natal Molinicos, cuando con paciencia le daba la comida para que estuviera bien nutrido y le contaba chirigotas, la compañía que ha tenido por sus hermanos y sobrinos. Ellos te hacían partícipe de todas las fiestas musicales de la residencia. Y hasta el último momento hacías ademán de tocar las palmas y te removías en la silla queriendo bailar.

Eres muy grande papá, estoy orgullosa de ser tu hija, espero que allá donde te encuentres nos bendigas y nos perdones por no poder estar en tus últimos días contigo, ha sido una forma cruel de despedirnos, todavía siento tu olor, la suavidad de tus manos y los abrazos que nos dábamos cada vez que nos veíamos.

Solo puedo pedirte perdón, porque no te merecías irte así, SOLO.

TE QUIERO INFINITAMENTE Y CON EL ALMA.

Te guardo en mi corazón el mejor rincón que tengo para que me acompañes el resto de mis días.

Fdo: María García.

1 comentario

Carmen

Muchísimo ánimo a la familia. Pronto podremos estar juntos para superar esto.

Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados