José Ramón Izquierdo Sanz, médico conquense de atención primaria.

José Ramón Izquierdo Sanz, médico conquense de atención primaria, murió el 31 de marzo. Pasaba consulta en el Centro de Salud Cuenca l.

Tenía 61 años, una esposa y dos hijos. Había perdido la batalla tras más de dos semanas luchando contra la enfermedad en el Hospital Virgen de la Luz de Cuenca.

Sus casi dos metros de altura lo hacían parecer inquebrantable. Al igual que su afición por el pádel que le daba un aire de atleta, según recuerdan quienes lo conocían, que hablan de la sonrisa contagiosa con la que acompañaba su incansable compromiso con la profesión.

Desde pequeño parecía destinado a portar una bata blanca. Hijo de un reconocido otorrinolaringólogo de la ciudad, decidió ser médico como también lo hicieron dos de sus cuatro hermanos.

Su primo José Luis lo describe: “Era un buen médico, pero sobre todas las cosas, una persona excepcional. Es el mejor ser humano que he conocido en mi vida”.

Fuente: El País

Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados